Dos mensajes presidenciales en un sábado de diciembre

Este sábado 8 de diciembre trajo la inusual llegada de dos mensajes presidenciales de singular trascendencia.  No se trató de dos mensajes de la misma  persona, fueron dos mensajes de sendos jefes de Estado: el de la República de El Salvador, Mauricio Funes y el de la República Bolivariana de Venezuela,  el  Comandante Hugo Chávez Frías.

Pero ambos mensajes dejan enseñanzas, no solo a sus países sino  a cualquier pueblo de Nuestra  América que lea con atención el fondo de las palabras presidenciales.

Funes: no ceder ante el chantaje de la derecha

Este sábado, en su programa radial Conversando con el Presidente, el mandatario salvadoreño fue claro y directo: “Prefiero perder el préstamo antes que seguir con la corrupción que imperaba cuando gobernaba el partido ARENA”

Funes se refería a las condiciones que pretende hacer cumplir el partido ARENA para aprobar un crédito agropecuario concedido  por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

Según Transparencia Activa, la web oficial de la Subsecretaría de Transparencia y Anticorrupción:

<<Para dar sus votos por el préstamo de $60 millones destinados al Plan de Agricultura Familiar del Ministerio de Agricultura (MAG), ARENA solicitó la reasignación del préstamo para varios rubros y el Ejecutivo habría cedido en algunas áreas.

 “Ya habíamos llegado a un acuerdo en la Comisión de Hacienda, ellos ya estaban listos para dar sus votos. Ya les expliqué todo a los diputados de ARENA y la respuesta fue satisfactoria, pero de repente han cambiado el discurso”, aseguró el ministro de Agricultura Pablo Ochoa, a la vez que argumenta que no hay excusas para su aprobación esta semana.

“Ellos piden que se destine dinero para PROCAFÉ, pero esta es una institución privada, nosotros no podemos hacer eso”, afirmó el presidente Mauricio Funes, el pasado sábado. El mandatario agregó que si PROCAFÉ quiere acceder a dar los servicios técnicos y de investigación al Gobierno, deben licitar como toda entidad privada.>>

Este fin de semana Funes trazó un límite, el de la dignidad: Prefiero perder el crédito a ceder al chantaje arenero. Así se pueden interpretar sus declaraciones. Y si se llegara a la tercera semana de enero y se agotaran los plazos fijados por el BCIE para que el parlamento apruebe la  aceptación del empréstito, debe quedar claro ante la población quiénes serán los culpables de que 70 mil familias de 11 departamentos en 162 municipios de El Salvador, lo que representa un estimado de 300 mil personas, no puedan ser beneficiadas con los programas de agricultura familiar y seguridad alimentaria. Los responsables no serán más que los dirigentes de ARENA,  con su candidato presidencial, Norman Quijano,  a la cabeza y con el apoyo indiscutible de ANEP y el COENA en esta tarea de entorpecer la labor de gobierno.

Frente a esas fuerzas la administración Funes ha  gobernado desde 2009. El gobierno, junto al FMLN, principal valedor de sus políticas, ha enfrentado desde entonces aquella amenaza de Alfredo Cristiani,  formulada en los primeros meses del actual gobierno: “Arderá Troya” para que el gobierno del cambio tenga todas las dificultades posibles para implementar sus programas de transformación social. La actual circunstancia de la interferencia en la aprobación de esa línea de crédito no es más que otra expresión de aquella estrategia arenera.

Por eso es importante recordar las afirmaciones del  presidente Funes para comprender la trascendencia de esta decisión: <<“Es ilegal asignarle partidas del préstamo a una institución privada, no lo vamos a hacer, no nos vamos a comprometer a dar dinero a PROCAFE. Prefiero, óigase bien lo que voy a decir, prefiero perder este préstamo, prefiero que lleguemos al mes y al día en que el BCIE nos ha autorizado para firmar este préstamo previo ratificación de la Asamblea Legislativa. Prefiero perder el préstamo antes que seguir con la corrupción que imperaba cuando gobernaba el partido ARENA”, enfatizó el mandatario en su programa “Conversando con el presidente”. “El Gobierno ya no está dispuesto a seguir negociando este crédito. El ministro de Agricultura tiene instrucciones de ya no seguir negociando una eventual reasignación de recursos” >>(LPG)

Esta es la gran lección que deja este sábado el presidente de las y los salvadoreños, no solo a su país sino a los pueblos del mundo: la dignidad no  tiene precio. El chantaje de la oligarquía ya no es aceptable, porque han cambiado las cosas y ya esa oligarquía no puede servirse del Estado a su antojo.

Ese es también el desafío de la ciudadanía salvadoreña en los próximos comicios: evitar por todos los medios que regresan aquellos que  durante generaciones han tratado el país como una finca privada. Evitar que se reviertan los cambios sociales que apenas comienzan y,  muy por el contrario, profundizarlos de modo que sean irreversibles.

Chávez: la dignidad, la lucha y la unidad

El sábado por la noche, una cadena nacional en Venezuela, retransmitida por la  pluriestatal Telesur, dejó sin aliento a muchos que escuchaban al Comandante Hugo Chávez Frías, referirse a su estado de salud, a la lucha contra el cáncer y a su necesaria e inminente operación quirúrgica a llevarse a cabo en Cuba.

Todas las agencias informativas se hicieron eco de las palabras del presidente de Venezuela, pero subrayaron sobre todo los pasajes referidos a su enfermedad, pese a que su discurso –verdaderamente una conversación con la audiencia y los miembros de su gabinete, allí presentes- fue una magnífica reflexión acerca de la necesidad de la continuidad de los cambios, de las revolucionarias transformaciones que testimonia el pueblo de Venezuela y que ratifica en cada proceso electoral con su masivo apoyo al jefe de Estado.

Señala la agencia DPA que <<Chávez dedicó minutos de su mensaje a llamar a la unidad de las fuerzas que lo apoyan y señaló de que en caso de que no pueda asumir el 10 de enero su nuevo mandato y sean necesarias unas nuevas elecciones, como lo indica la Constitución, propuso a su vicepresidente Nicolás Maduro como el indicado para tomar la sucesión.

“Si se presenta una circunstancia sobrevenida, que me inhabilite para continuar al frente de la presidencia, bien sea para terminar el mandato que quedan pocos días, y sobre todo para asumir el nuevo período para el cual fui electo por la mayoría del ustedes, si algo ocurriera que me inhabilitara, en ese escenario en que sería obligatorio convocar nuevas elecciones, mi opinión es que ustedes elijan a Nicolás Maduro como presidente. Se los pido de corazón”, señaló.

La Constitución indica que si se declara la ausencia absoluta del presidente en los primeros cuatro años del mandado se deberá convocar a nuevas elecciones. Chávez tiene previsto asumir el 10 de enero para el período 2013-2019.

“En cualquier circunstancia debemos garantizar la marcha de la revolución (bolivariana), la marcha victoriosa de esta revolución, construyendo la patria nueva, construyendo la vía venezolana al socialismo, con amplia participación y libertades”, recalcó el mandatario.>>

Telesur, por su parte, hace una síntesis de las palabras de Chávez, que son –en esencia- otra lección de dignidad como arma indestructible:

<<“Hemos confrontado el problema de la salud con mucha mística, con mucha fe y mucha esperanza. Hemos enfrentado manipulaciones y miserias humanas. Pero por encima de todo con la frente en alto y la dignidad incólume”, dijo Chávez.

Por otra parte aseguró que “inscribiremos otra página grandiosa el próximo domingo”, cuando se realicen las elecciones regionales en Venezuela.

“Hoy tenemos un liderazgo colectivo que se reparte por todas partes (…) Con fervor organizativo y participativo de las bases populares, que eso nunca se vio aquí”, aseguró el Mandatario.

“Uno siempre ha vivido de milagro en milagro, yo sigo aferrado a ese milagro”, dijo Chávez y reiteró “hoy tenemos patria, que nadie se equivoque, hoy tenemos pueblo, que nadie se equivoque, hoy tenemos la patria más viva que nunca”, aseguró el Jefe de Estado venezolano.>>

He aquí el mensaje esencial,  enseñanza para los pueblos: la defensa de la dignidad como bandera, la lucha en unidad. La bendita cerrazón de no aceptar otra cosa que el avance de los pueblos.

Esas lecciones nos deja Chávez en su preparación para otra batalla, la de la vida. Sumamos nuestros votos por su pronta recuperación, y tomamos nota de su mensaje. Aplicado a El Salvador, la lucha nos ha de unir contra los que desde la extorsión buscan impedir los cambios. Y aquí también –como en Venezuela- hay  patria más viva que nunca para defenderla de quienes quieren hacerla retroceder.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos para debate y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s